Si visitas Guadalajara podrás escuchar la frase “¿No gusta un lonche?”, podrás toparte con establecimientos bajo el nombre “loncherías”, y para sumarle al misterio quizá tu tapatío o tapatía de confianza te dirá “te invito por unos lonches bañados”. ¡No te preocupes! nadie juega con tu mente, sólo te están invitando a probar uno de los platillos favoritos de Jalisco, una variante de la torta que, como casi toda la comida tradicional de Guadalajara, se sirve bañado en salsa.

¿Qué es un lonche bañado?

Primero lo primero: ¿qué es un lonche?, en Jalisco se le llama lonche a la torta realizada con pan birote o birote salado, una variante del bolillo que sólo se puede preparar aquí por las condiciones atmosféricas que influyen en su preparación. Es verdad que eso haría de la torta ahogada un lonche ahogado… pero como te dijimos hay mucho misterio en este tema. Y la torta ahogada y el lonche bañado, aunque de concepto similar, son cosas muy diferentes. A continuación te contamos más.

Ahora sí, ¿qué es un lonche bañado y cuál es la diferencia con la torta ahogada? A diferencia de la torta ahogada, que es de carnitas y lleva dos salsas, los lonches bañados están hechos exclusivamente de pierna, van siempre calientitos y son bañados en una salsa de tomate con un especiado y ligero picante muy particular. Después de esto se le agrega crema y además se come con cuchara.

El origen de lonches bañados

El origen de este manjar es un tanto incierto. No tiene tantas leyendas como el de la torta ahogada, pero lo que sí se sabe es que su mayor popularidad llegó cuando se abrieron los Lonches Gemma. Era 1953 y fue en el cruce de las calles que hoy son Lerdo de Tejada y Av. Chapultepec, donde se popularizó esta receta a niveles insospechados para ese momento.

El platillo fue tan vitoreado que “los copiones” no tardaron en llegar, aunque había varias sucursales que usaban el nombre Lonches Gemma, muchas de estas no eran originales. Lo que sí ocurrió, es que la receta se empezó a reproducir de manera casera con sus distintas variaciones, por lo que hoy en día cada familia dice que la salsa de su mamá o su abuelita es la mejor. 

¿A poco no se antoja probar uno? Imagínate que llegue el plato calientito, el olor del tomate con un poquito de chipotle, el color de la crema y la salsa… Pues para que no te agarren en curva y descubras los lonches bañados en tu próxima visita a Guadalajara,  te dejamos dos opciones muy queridas por los tapatíos: 


  • Gemma Fundadores: los originales, con sucursales ubicadas en Av. Patria y Schubert en la colonia La Estancia, en Plaza del Sol y la Gran Plaza.
  • Lonches Karlos: también con diferentes ubicaciones, si estás cerca de Plaza Galerías puedes encontrarlos en Av. Naciones Unidas 5485 o en Providencia en Av. Rubén Darío 1549.


¡No hay excusa! A probarlos.