Descubre las playas de La Huerta, Jalisco 

Las playas de La Huerta, Jalisco forman parte del corredor turístico de Costalegre, y son lugar ideal para quienes anhelan un descanso del ruido de la ciudad, una parada perfecta para explorar la región de las playas más bonitas de México.

Las playas de Jalisco son las más brillantes estrellas de la “industria sin chimeneas” del occidente de México. Cada año decenas de millones de turistas nacionales y casi 5 millones de extranjeros visitan la región en busca de un bronceado en los paraísos que ofrece la cuna del tequila. 

Pero no todas las playas son iguales e incluso en materia de sentarse en una hamaca a ver el mar aplica el refrán “en gustos se rompen géneros”. Hay quien goza de la vida nocturna espectacular, las playas llenas de bañistas y la arena sembrada de sombrillas con la tenacidad y compactación de un vagón de metro en hora pico. La arena con tanta gente tumbada al sol mientras jóvenes de esculturales cuerpos sudan la resaca con un partido de volleyball tiene lo suyo pero hay quienes prefieren la paz y la belleza de lo parcialmente virginal al bullicio de la falsa sociedad.

En ese sentido, lo mejor que Jalisco puede ofrecer a los aventureros de la soledad, está en en el corredor costero conocido como Costalegre que comprende cuatro municipios: Cabo Corrientes, Tomatlán, La Huerta y Cihuatlán, así como las bahías de Tenacatita, Careyes, Majahuas, Chamela y Bahía de Navidad, juntas son la crema de la crema de las playas jaliscienses. 

La cabecera municipal de La Huerta se localiza en el KM 240 de la carretera federal Guadalajara-Barra de Navidad y en la entrada principal de esta localidad, a unos metros de la terminal de autobuses se encuentra el hotel Gladys que cuenta con habitaciones que van desde los 220 hasta los 600 pesos dependiendo de la cantidad de personas y los servicios ofrecidos. La cabecera municipal es un buen inicio para explorar las maravillas de este municipio costero porque todo queda a tiro de piedra: Melaque y Barra de Navidad a 30 minutos, en una hora se puede estar en Careyes y en hora y media en Chamela.

Pero antes de empacar la hielera y la sombrilla e ir a la playa hay que tener en cuenta que La Huerta en tiempos prehispánicos fue un punto de comercio importante en lo que se denomina la Ruta de la Sal y por lo tanto en la zona de el Altilte, cercana a la cabecera municipal y los cerros diseminados en todo el valle pueden encontrarse petroglifos. El Altilte es especial porque cuenta con lagunas, balnearios, cuevas y pequeñas lagunas o represas locales para explorar, acampar, hacer espeleología aficionada y descubrir dibujos de civilizaciones perdidas en el tiempo. Hay quien incluso acampa en las pequeñas comunidades pero lo mejor es establecerse en el Hotel en la cabecera municipal como base de operaciones, explorar durante las horas de luz diurna y regresar antes de la noche a descansar en la comunidad.

Una visita bien organizada durante un puente vacacional, permite llegar a descansar, digamos el jueves, explorar el viernes los petroglifos, descansar en La Huerta y el sábado por la mañana partir a cualquiera de las playas y bahías que se encuentran a corta distancia de la cabecera municipal, por ejemplo, se puede visitar el Hotel Paraíso Costalegre, un pequeño desarrollo turístico frente al mar con una tendencia hacia el manejo responsable y amigable con el medio ambiente, ubicado al centro de la bahía de Chamela, para descansar en una de las mejores playas de Jalisco sin tener que contar con el presupuesto que exige Careyes pero  con el mismo encanto natural.

Las opciones para divertirse al alcance de distintos presupuestos están en La Huerta, basta con hacer la planeación adecuada y permitir que el fin de semana pase con arena entre los dedos de los pies y la noche nos alcance bajo el arrullo de las olas del mar.