Hay lugares en donde no se distingue entre la realidad y los cuentos, Tapalpa es uno de esos. El paisaje nostálgico de esta tierra es el escenario perfecto para alojar miles de historias, pero hoy queremos contarte la más especial de todas, la historia de Tapalpa, ¿o era el cuento?

La primera historia de Tapalpa

Hace muchos, muchos años, durante la época prehispánica, lo que ahora es Tapalpa formaba parte del señorío de Tzaollan, que era gobernado por un tal Cuantoma. En esa época, Tapalpa solía ser territorio violento, ya que el Imperio purépecha estaba en expansión y buscaba adueñarse de los señoríos asentados en lo que ahora es Colima, Sayula, Zapotlán, Tuxpan, Tapalpa y Autlán, dando inicio a la Guerra del Salitre. 

En este evento los tapalpenses lucharon con gran pasión para mantener la libertad de su pueblo, pero pronto se dieron cuenta de que estaban luchando dos guerras: una contra los purépechas y otra contra los colimenses, quienes querían apoderarse de sus territorios. El rey de Colima y Cuantoma continuaron la pelea hasta que finalmente venció Colima, ¿el premio?, la anexión de todos los territorios de Tapalpa.

Así los heroicos tapalpenses se sumaron al reino de Colima. Pero eso era solo el inicio de su historia. Los tapalpenses apenas tuvieron unos años para adaptarse a su nueva vida porque de pronto… llegaron los españoles. 

El Virreinato y la Provincia de Ávalos

Cabalgando arribó el conquistador Alonso de Ávalos, quien pronto se dio cuenta que Cuantoma seguía sufriendo la pérdida de la libertad de su pueblo, así que aprovechó para engañarlo. Al acercarse a él, le prometió liberar al pueblo de Tapalpa del señorío de Colima.

Y así fue, Tapalpa logró liberarse de sus primeros conquistadores, pero solo para ser sometida por el virreinato. Poco tiempo después de haber cumplido su promesa, llegaron evangelizadores franciscanos y más soldados, transformando a Tapalpa en el Ayuntamiento de la Provincia de Ávalos perteneciente a la Nueva España. 

Tapalpa poco a poco fue creciendo, pasó de ayuntamiento a villa y de villa a municipio; sin embargo, la bella paz y calma que conocemos hoy no ha sido una característica siempre presente. La realidad es que en la historia de Tapalpa continuaron las guerras, como los múltiples enfrentamientos con los franceses en la guerra de guerrillas o la persecución de los cristeros por el ejército callista, pero como se dice, tras la tempestad viene la calma. 

Historia de Tapalpa, historia de tradiciones

Según los locales muchas de sus bellas tradiciones y monumentos surgieron en tiempos de guerra. Como la vehemencia que los llevó a construir el templo de Nuestra Señora de Guadalupe, que se edificó gracias a que cada semana todos los fieles donaban lo que podían para la construcción de su tan anhelado templo. Algunos donaban 20 centavos, otros rifaban reses y otros aportaban con su fuerza de trabajo. Hasta que veinte años después, en 1970, el templo de Nuestra Señora de Guadalupe finalmente estaba completo. 

Otro ejemplo es el de la deliciosa tradición del borrego al pastor que surgió en la guerra cristera, cuando los cristeros se veían obligados a refugiarse en los adentros de la sierra, con nada más para comer que cabrito y madera. 

La historia de Tapalpa tiene muchos interesantes capítulos que desembocan en un presente inigualable, el cual tú podrás conocer al visitar la mismísima tierra de colores. Te vas a enamorar del pueblo y sus alrededores.