Visitar una ciudad no es lo mismo que conocerla, sentirla. La ventaja de la caminata por la ciudad es que nos pone a su altura, nos deja mirarla cara a cara y encontrar el sabor de los cafés, sus parroquianos, los transeúntes, el pequeño local que nos sorprende… Los tours en autobús con guía a los monumentos y sitios de interés dan una idea general pero distante. Para experimentar una ciudad de manera más íntima que caminarla, hacerse parte de ella.

En un tour, en taxi o en auto se pierden detalles fundamentales. El beneficio de las caminatas para ver los árboles, los puentes y los monumentos es superior a cualquier otra aproximación a una ciudad. Además está la cercanía con las personas que habitan el lugar, los sonidos y las sorpresas como ese pequeño café en el que alguien se sentó porque el hambre o la sed le fustigaron y encontró una joya que no se encuentra en ninguna guía para turistas.

Por eso los distintos servicios de promoción turística de las ciudades y los municipios así como los entusiastas, en diversas partes del mundo, generan visitas guiadas para peatones por la ciudad.

En Guadalajara han surgido distintos esfuerzos en este sentido, algunos de ellos con amplio contenido social y no sólo para turistas, sino que comparten la magia de los lugares emblemáticos y la relación con las comunidades barriales con grupos heterogéneos de locales y foráneos.

Agrupaciones de entusiastas como Mejor Santa Tere, surgieron a principios de la segunda década de este siglo con el objetivo de activar el comercio local en el barrio popular de Santa Teresita y el proyecto consistía en comprar un pasaporte que contenía cupones con descuentos en diferentes restaurantes y lugares con los que los organizadores habían hecho tratos a la hora de planear los recorridos que después generaron un proyecto en diferentes comunidades llamado Camina Barrio que buscaba ese acercamiento para personas que querían conocer su ciudad o que estaban de visita. Así podías pasear por una comunidad, conocer sus mercados y sus parques, comer una rebanada en la pizzería artesanal, un taco en la birriería de tradición, un licuado con las famosas güeras del mercado y así cada quién iba armando su experiencia, decidiendo qué probar y en qué gastar sus cupones y recibiendo pequeñas charlas sobre la historia de los lugares, la razón de porqué tienen fama o arraigo en la comunidad y una oportunidad de conocer a sus propietarios.

Hoy, como parte de una iniciativa nacional, existe Camina Gdl, (Facebook Instagram) donde se ofrecen distintos tipos de experiencias a diversos costos y diariamente a las 10:30 de la mañana se ofrece una caminata guiada sin costo por el centro de la ciudad, iniciando en la Plaza Liberación y recorriendo los puntos principales del primer cuadro de la ciudad incluyendo el Hospicio Cabañas y el Mercado San Juan de Dios.

Entre los tours que tienen costo se oferta un recorrido nocturno por cantinas, un paseo por Tlaquepaque en Calandria y una visita a la Arena Coliseo para disfrutar de una función del pancracio nacional.

Los paquetes tienen costos que van de los 600 a los mil 500 pesos y pueden consultarse por Trip Advisor.

A caminar.